GANA DINERO SIN VENDER TU OBRA

DOS ESTRATEGIAS A SEGUIR:

1. Renting de obras

2. Licencia tu arte

 

 

Arte en alquiler:
Explorando las oportunidades del renting para artistas

Guía integral  para artistas visuales

LECCIÓN 1 : Definición y conceptos básicos del renting de arte

¿QUÉ ES EL RENTING?

El concepto de «renting» se refiere a un tipo de contrato de arrendamiento a largo plazo que se aplica comúnmente a bienes tangibles.

A diferencia de la compra, en el renting, una parte (el arrendador) proporciona el bien al usuario (el arrendatario) a cambio de pagos regulares durante un período específico, que suele ser a largo plazo.

Esta modalidad de contrato se ha vuelto cada vez más popular en diversos sectores y su aplicación se ha extendido al arte.

En el contexto del mercado del arte, el renting artístico es una práctica emergente que ofrece a los coleccionistas y amantes del arte una manera diferente de disfrutar de obras de arte sin la necesidad de comprarlas.

Es una modalidad de alquiler de piezas artísticas originales, como pinturas, fotografías, esculturas o instalaciones, para decorar o ambientar espacios privados o públicos, como hoteles, restaurantes, oficinas o viviendas de lujo.

Ofrece varias ventajas, como la:

– Posibilidad de renovar el arte cada cierto tiempo.
– Deducción fiscal del alquiler.
– Promoción de la cultura y el arte contemporáneo.
– Aprovechamiento de las obras que están almacenadas por artistas, coleccionistas o instituciones.

En lugar de invertir grandes sumas de dinero en la adquisición de una pieza, los interesados pueden optar por un contrato de renting artístico, donde pagan una tarifa periódica para tener la obra en su posesión durante un período determinado.

Este enfoque proporciona flexibilidad a los amantes del arte al permitirles cambiar las obras de arte que tienen en su hogar o lugar de trabajo sin la carga financiera de una compra directa.

Es beneficioso para los artistas, ya que les brinda una plataforma para:
1. Exponer su obra a un público más amplio.
2. Generar ingresos recurrentes por el alquiler de sus piezas.
3. Mantener la propiedad de la obra.

En el contexto de la gestión y rentabilización del arte, el renting ofrece una solución innovadora para artistas que buscan diversificar sus fuentes de ingresos.

Al participar en acuerdos de renting, los artistas no solo tienen la oportunidad de obtener ingresos regulares, sino que también pueden expandir su visibilidad y llegar a un nuevo público que de otra manera podría no tener acceso a su obra.

 

DIFERENCIAS ENTRE VENTA Y ALQUILER DE ARTE

El concepto de renting de arte ha ganado popularidad como una forma innovadora para los artistas de generar ingresos recurrentes y llegar a un público más amplio.

Muchas galerías de arte y plataformas en línea ofrecen servicios de alquiler de obras de arte, permitiendo a los artistas participar en este modelo de negocio.

Es posible que algunos artistas contemporáneos hayan explorado el renting como una estrategia para rentabilizar su obra sin tener que venderla directamente.

La elección entre la venta y el alquiler de obras de arte implica considerar diversas ventajas y desventajas que afectan directamente a un artista plástico.

A continuación, analizaremos detalladamente ambos enfoques para ayudarte a tomar decisiones informadas según tus objetivos y circunstancias particulares.


VENTA DE OBRAS DE ARTE


– Ventajas:


– Ingresos Inmediatos:

La venta directa de obras de arte proporciona ingresos inmediatos, lo que puede ser beneficioso para satisfacer necesidades financieras urgentes o invertir en nuevos proyectos artísticos.

– Propiedad transferida:

La transferencia de propiedad al comprador significa que ya no eres responsable de la obra. Esto puede liberarte de preocupaciones logísticas y de mantenimiento a largo plazo.

Posibilidad de valorización:

Si tus obras aumentan de valor con el tiempo, los compradores se beneficiarán de la apreciación del arte. Esto puede atraer a coleccionistas que ven la adquisición de tu obra como una inversión.


– Desventajas:


Pérdida de control:

Al vender una obra, pierdes el control sobre su destino. No puedes influir en cómo se exhibirá o conservará la obra en el futuro.

Dependencia de ventas continuas:

La venta de obras de arte requiere una constante generación de nuevas piezas y ventas para mantener ingresos regulares, lo que puede ser desafiante en momentos de baja demanda.


ALQUILER DE OBRAS DE ARTE


– Ventajas:


Ingresos regulares:

El alquiler de obras ofrece ingresos periódicos a través de pagos de alquiler. Esto proporciona estabilidad financiera, incluso si la venta de obras no es constante.

Preservación de la propiedad:

Mantienes la propiedad de la obra durante el período de alquiler, lo que te permite seguir exhibiéndola en exposiciones o eventos y potencialmente aumentar su valor.

Visibilidad ampliada:

Las obras alquiladas pueden exhibirse en lugares públicos o privados, ampliando la visibilidad y generando interés en tu trabajo por parte de nuevos públicos.

Flexibilidad y adaptabilidad:

El alquiler permite ajustes en las condiciones del contrato, como la duración del alquiler y las tarifas. Esto brinda flexibilidad para adaptarte a cambios en la demanda del mercado.


– Desventajas:


Ingresos menores a corto plazo:

Aunque proporciona ingresos regulares, el alquiler puede generar ingresos menores en comparación con la venta directa de obras valiosas.

Riesgo de daño o pérdida:

Existe el riesgo de que la obra pueda dañarse o perderse durante el período de alquiler, aunque los contratos suelen incluir cláusulas de seguro para mitigar este riesgo.

Menos atractivo para coleccionistas:

Algunos coleccionistas pueden preferir la propiedad absoluta de una obra en lugar del alquiler, ya que consideran que la posesión completa tiene un valor más significativo.

Algunos artistas encuentran beneficios en combinar ambas estrategias, utilizando la venta para generar ingresos inmediatos y el alquiler para mantener un flujo constante a lo largo del tiempo.

La clave está en evaluar cuidadosamente las ventajas y desventajas en función de tus necesidades y aspiraciones artísticas.

BENEFICIOS DEL RENTING DE ARTE

El renting de arte es una estrategia innovadora que ha ganado popularidad en el mundo del arte contemporáneo.

Para un artista visual como tú, que buscas rentabilizar tu creatividad, el renting de arte puede ofrecer una serie de beneficios significativos para tu estabilidad económica.

A continuación, exploraremos estos beneficios en detalle:

Ingreso regular y predecible:

El renting de arte te permite generar ingresos de manera regular al alquilar tus obras a particulares, empresas u organizaciones.

Estos contratos de alquiler pueden establecerse por períodos específicos, proporcionándote un flujo de ingresos constante.

Ampliación de tu audiencia:

Al colocar tus obras en espacios públicos o privados a través del renting de arte, aumentas la visibilidad de tu trabajo.

Esto te brinda la oportunidad de llegar a un público más amplio, lo que puede resultar en una mayor apreciación y reconocimiento de tu arte.

El alquiler y el licenciamiento de arte son dos modelos de negocio que te permiten ganar dinero con tu obra sin necesidad de venderla.